Noticias


El Merrymaid, uno de barcos de la Illes Balears Clàssics, botado en 1904 ha completado varias vueltas al mundo tras su restauración en 2001


El Merrymaid, un precioso cutter áurico de 34 metros de eslora, visita este año por primera vez la Illes Balears Clàssics que organiza el Club de Mar-Mallorca. No puede participar en la regata porque, aunque tiene todo el equipamiento y los aparejos a punto, todavía tiene que poner a prueba su rendimiento y optimización. Sin embargo, es el barco más antiguo de los inscritos en el evento. Su historia es una historia de supervivencia llevada al extremo, pues pasó medio siglo semisumergido en el barro y sirviendo de vivienda. Afortunadamente, ha podido recuperar su máximo esplendor y buena parte de los últimos años los ha pasado completando varias circunnavegaciones por el planeta. Ahora esta preciosa joya del patrimonio marítimo busca nuevo dueño.

El Merrymaid fue botado en 1904 en los astilleros Camper&Nicholson en Inglaterra como un encargo de Thomas A. Hardcastle. Días después ya se batía en regatas con los grandes Big Boats de la época, White Heather, Valdora, Meteor, Cariad o Lulworth. No tardó en llegar su primer gran triunfo ese mismo año en la King’s Cup y en presencia del Rey Eduardo VII. Era considerado uno de los barcos más rápidos de la costa sur inglesa. Pasó a la Primera Guerra Mundial al abrigo de un fiordo noruego y en los años 20 y 30 siguió disfrutando de una amplia y exitosa carrera deportiva.

Sin embargo, su condena llegó con la Segunda Guerra Mundial, que fue la que exilió el barco del mar. El esfuerzo bélico obligó a exprimir al máximo la economía británica y las casi 30 toneladas de plomo de la quilla del Merrymaid sirvieron para apoyar esa perentoria necesidad del pesado metal en aquellos días. Fue entonces cuando el casco del barco quedó semisumergido en el barro en 1943, como una eficiente manera de conservarlo dentro de lo posible, librándolo de la exposición al aire y al agua, mientras se aprovechaba su cubierta y sus espacios interiores para convertirlo ocasionalmente en vivienda.

Y allí fueron pasando los años y allí fueron pasando las décadas y el Merrymaid parecía haber olvidado sus tiempos de regatas, incluso la caricia del mar sobre su casco. Sin embargo, tras pasar por las manos de varios propietarios, finalmente el barco volvió al mar en 1995, medio siglo después. Pocos años después comenzó la restauración del barco, que se truncó por la muerte del dueño, aunque no tardó en retomarse tras encontrar un nuevo propietario en subasta. El Merrymaid quería recuperar la alegría de la navegación y a ello se dedicó plenamente a partir de 2008 completando varias circunnavegaciones por todos los mares del mundo, desde los cálidos y tropicales hasta las gélidas aguas cercanas a los dos polos. Desde hace unos años ha encontrado acomodo y descanso en aguas mallorquinas, donde ahora aguarda plácidamente para encontrar un nuevo dueño que le devuelva a sus aventuras por los mares del mundo.

Más Noticias


La embarcación de 1937, del armador Jordi Cabau, se impone en la segunda jornada y se sitúa líder en la clase de barcos de Época. El Argos suma su segunda victoria en Clásicos y mañana tratará de revalidar el título. Rescate del Rosendo (1949) tras sufrir una vía de agua




El velero, que participa en la Illes Balears Clàssics, tuvo como primer dueño a un miembro de la familia real belga




El Embat propició un magnífico estreno de la competición de barcos clásicos y de época del Club de Mar en la Bahía de Palma




Se trata del primer paso del acuerdo de colaboración con el Club de Mar – Mallorca para implementar una estrategia medioambiental innovadora




La regata organizada por el Club de Mar-Mallorca comienza este jueves, 11 de agosto, con más de veinte barcos históricos en liza




La regata de vela clásica del Club de Mar-Mallorca comienza el 11 de agosto con más de veinte barcos históricos en liza




Tras dos años de restricciones sanitarias, la parte lúdica de la regata recupera protagonismo




La regata de barcos clásicos del Club de Mar se celebra entre los días 11 y 14 de agosto




Los clubes organizadores se reúnen en el RCN Barcelona para analizar el circuito de este año




La prueba se disputará entre los días 11 y 14 de agosto




La Real Federación Española y los clubes fundadores del Trofeo Clásicos Mare Nostrum han llegado al acuerdo de unificar dicho trofeo con la Copa de España de Vela Clásica, ya que ambos circuitos están compuestos por las mismas regatas




Marigan, Fjord y Argos han sido los vencedores del circuito del que forma parte la Illes Balears Clàssics




Las cuatro pruebas disputadas este año contaron con la participación de 41 barcos